EXTRANJERISMOS

Un extranjerismo es una voz, una frase o un giro de una lengua extranjera empleada en español. El DLE (Diccionario de la Lengua Española) lo define en su segunda acepción como préstamo, especialmente el no adaptado.

Todas las lenguas han incorporado léxico procedente de otras y, de esta manera, también se han enriquecido. Este tipo de léxico se suele adoptar por nuevas necesidades expresivas que van surgiendo y, en la medida de lo posible, se han tratado de adaptar a la grafía y morfología propias del español.

Según su procedencia, los extranjerismos pueden ser: anglicismos (si provienen del ingés), galicismos (si provienen del francés), germanismos (del alemán), latinismos (del latín) …

En el tratamiento de los extranjerismos se han aplicado los siguientes criterios generales:

  1. Extranjerismos superfluos o innecesarios

Existen en la lengua española equivalentes y gozan de plena vitalidad. Es recomendable evitarlos.

Ejemplos:

Biopic (por biografía), basket (baloncesto), prime time (horario de máxima audiencia), talent show (concurso de talentos), gloss (brillo de labios), waterproof (resistente al agua), sponsor (patrocinador), wellness (bienestar), ranking (clasificación).

  1. Extranjerismos necesarios o muy extendidos

No es fácil encontrar un equivalente en la lengua española o es inexistente. Dentro de estos encontramos:

  1. Manteniemiento de la grafía o pronunciación originarias. Por ejemplo: blues, ballet. Su uso está asentado internacionalmente y la Academia recomienda escribirlos en cursiva o, en su defecto, entre comillas pues son extranjerismos crudos. De esta forma estamos indicando su carácter ajeno a la grafía, fonética y morfología españolas.
  2. Mantenimiento de la grafía original pero con la pronunciación y acentuación gráfica españolas (anglicismo: airbag pero con la pronunciación española en luar de la inglesa) o mantenimiento de la pronunciación original pero adaptando la grafía extranjera al sistema gráfico español (pádel o chucrut en lugar del anglicismo paddle o el galicismo choucroute, respectivamente).

IMPORTANTE

Aunque en ocasiones no es recomendable el uso de extranjerismos superfluos, en ningún caso van precedidos de una marca de incorrección pues son formas correctas en su respectiva lengua. Ejemplo:

Me gustó el abstract.

Pero no: *Me gustó el *abstract de su publicación.

MORFOLOGÍA Y SINTAXIS

Morfología es la disciplina lingüística encargada del estudio de las categorías gramaticales (clases de palabras) y de la estructura interna de las palabras así como sus procesos de formación. Por tanto, la Morfología tiene dos objetos de estudio:

  1. Morfemas (su objeto mínimo de estudio)
  2. Palabras (su objeto máximo de estudio)

Sintaxis es una disciplina lingüística encargada del estudio de la palabra, los grupos sintácticos y la relación que existe entre los distintos grupos sintácticos dentro de la oración. Por tanto, la Sintaxis tiene como objetos de estudio:

  1. Palabras (su objeto mínimo de estudio)
  2. Grupos sintácticos
  3. Oración (su objeto máximo de estudio)

Morfosintaxis es la disciplina que integra la Morfología y la Sintaxis las cuales, según se muestra en la imagen, confluyen en la palabra (siendo la palaba objeto máximo de estudio de la Morfología y máximo de la Sintaxis).

BIBLIOGRAFÍA. CÓMO CITARLA. (I)

La bibliografía es una parte de los trabajos académicos en la que se recogen todas aquellas obras consultadas para la elaboración de un trabajo y, por supuesto, las citadas. La bibliografía puede presentarse en forma de una sola lista o fraccionarse en secciones (por ejemplo, según el tipo de obras consultadas [monografías, estudios, diccionarios, obras literarias, catálogos bibliográficos…]). En cualquier caso, para elaborar una bibliografía se han de establecer unos criterios y respetarlos.

  • ¿Qué sistema utilizar en la bibliografía?

Existen dos grandes modelos y estos son:

  1. El sistema latino (también conocido como sistema del Cuerpo de Archiveros y Bibliotecarios) es el más tradicional. Admite digresiones con la introducción de notas a pie de página en las que se recogen las referencias bibliográficas. Esto evita la inclusión de la bibliografía final, especialmente cuando de trabajos breves se trata.

En la bibliografía final se indica la edición que el autor ha manejado de una obra al final de la referencia.

  1. El sistema anglosajón.

En la bibliografía final, el año de la primera edición de la obra consultada se indica detrás del nombre del autor, entre paréntesis, y se sitúa al final de la obra la fecha de la edición consultada.

EJEMPLOS

Sistema latino:

ROMERA, José: Teatro español entre dos siglos a examen, Madrid, Verbum, 2011

Sistema anglosajón:

ROMERA, José (2011): Teatro español entre dos siglos a examen, Madrid, Verbum

 En general, los criterios para elaborar referencias bibliográficas se rigen por la norma ISO 690:1987 (International Standarization Organization, es decir, Organización Internacional de Normalización) o por la norma UNE 50-104-94 (Una Norma Española) o por la Norma APA, que corresponde en su origen a la Asociación Americana de Psicología.

Espero que os haya sido de interés.

¡Feliz fin de semana!

Letras en español – Belén Riesco©

Un comentario sobre “Extranjerismos, morfología, sintaxis y cómo citar bibliografía (I)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s