Nivel de español (aproximado): B2-C1

¡Hola a todos! Hoy vamos a hablar de una figura literaria: la aliteración (alliteration), ¿la conocéis?

¿Sabéis que Platón ya decía que la vocal “a” significaba amplitud, que la vocal “e” recordaba la longitud y que la vocal “o” representaba la redondez? (González, 1988) ¡Pues sí! Tal y como lo leéis. Lo que está claro es que el lenguaje poético pretende crear belleza y, además, sorprender al lector. Por tanto, existe el simbolismo lingüístico y literario (García de Diego, mencionado por González, 1988). Por ejemplo, el lingüista húngaro Stephen Ullmann afirmaba que “en toda lengua hay palabras transparentes y opacas” (González, 1988). ¿Cuáles serían las palabras transparentes? Aquellas que muestran una conexión entre su sentido y su significado, en cambio, aquellas que no tienen conexión clara o esta es inexistente se definen como opacas.

Parece claro que la figura literaria ALITERACIÓN fue mencionada por primera vez en España por el poeta Fernando de Herrera (Sevilla, España, 1534-Sevilla, España, 1597) en el Siglo de Oro (González,1988; Criado, 2002). Pero ¿qué es la ALITERACIÓN?

La aliteración es una figura literaria que está relacionada con el uso de los sonidos de una lengua y con la repetición, por tanto, es una figura literaria de repetición. Sin embargo, no todos los estudiosos comparten su definición. Considero que una definición clara sobre esta figura es la que propone Lázaro Carreter (mencionado por Criado, 2002):

(La aliteración) es la repetición de un sonido o de una serie de sonidos acústicamente semejantes en una palabra o en un enunciado. Es usada frecuentemente en el lenguaje poético.

Lázaro Carreter

Aunque, en mi opinión, creo fundamental tener en cuenta la intencionalidad en el lenguaje poético. De hecho, y relacionado con mi posición, el profesor Spang (citado por Craido, 2002): “no necesariamente toda repetición de un sonido es una aliteración, sino solo cuando realmente constituye un artificio”. Ahora pasemos a los ejemplos. San Juan de la Cruz en su verso 35 del Cántico espiritual:

“un no se qué que quedan balbuciendo”

¿No os parece que se repite mucho el sonido /k/ (es el fonema que utiliza el AFI –alfabeto fonético internacional- para representar la letra “q”? ¿Y qué pasa con la letra “e” (fonema /e/ siguiendo el AFI)? ¡Ambos sonidos se repiten en el mismo verso y, además, apoyan ese “desconcierto” que transmite el “no se qué”, ese desconocimiento al que se refiere san Juan de la Cruz. ¿Entendéis? Al haber intencionalidad en este verso, se puede afirmar que hay una aliteración de los sonidos /k/ y /e/ representados con las letras “q” y “e”.

Ahora vamos a ver un ejemplo más reciente, concretamente del siglo XIX, en una composición de José Zorrilla (La tempestad):

“El ruido con que rueda la ronca tempestad”

¿Qué es una tempestad? Una tormenta con unos vientos descomunales. ¿Y cómo representamos en la lengua española esa fuerza, esa bravura? ¡Con el fonema vibrante múltiple! O lo que es lo mismo, con nuestra letra “r” al principio de palabra: ruido, rueda, ronca. Hay una aliteración de la letra “r” (y del sonido vibrante múltiple).

Un apunte: ¿os dais cuenta de lo importante que es la fonética de una lengua? Solo por recordarlo.

Y antes de despedirme, me gustaría plantearos una reflexión: es cierto que la figura literaria de la aliteración comenzó a ser conocida a partir de que Fernando de Herrera la mencionase en el siglo XVII. Sin embargo, ¿creéis que antes del siglo XVI los autores españoles (por ejemplo, Garcilaso de la Vega) utilizaban aliteraciones en sus composiciones? Pero ¿se pueden considerar aliteraciones (dado que Fernando de Herrera aún no había nacido y no había establecido tal figura literaria)? ¿Qué pensáis?

Os recuerdo que, si os ha resultado útil e interesante, ¡podéis compartir! Además, si estáis registrados en WordPress, podréis pinchar en la estrellita para indicar que os ha gustado. Por último, siempre podéis dejar un comentario o contactar conmigo escribiendo a: belenriescospain@gmail.com .

Os escribo a continuación el poema de La tempestad (José Zorrilla) y con él  me despido. ¡hasta la próxima semana!

¿Quién habla dentro de ellas con tan gigante voz,
Cuando retumba el trueno y cuando va bravía
Rugiendo por su vientre la tempestad veloz?

Mi voz fuera más dulce que el ruido de las hojas
Mecidas por las auras del oloroso abril,
Más grata que del fénix las últimas congojas,
Y más que los gorjeos del ruiseñor gentil.

Más grave y majestuosa que el eco del torrente
Que cruza del desierto la inmensa soledad,
Más grande y más solemne que sobre el mar hirviente
El ruido con que rueda la ronca tempestad.

Letras en Español – Belén Riesco ©

REFERENCIAS

Boulter, C, Taylor, L. and Topping, M. (2015): GCSE English Language & Literature for the grade 9-1 Course. CGP: Glasglow (United kingdom)

Criado, N. (2002): “Sobre el concepto de aliteración” en Lexis XVII 2:509-519

González, L. (1988): “Fonosimbolismo y aliteración. Francisco de Aldana frente a la palabra poética” en XVIII Simposio de la Sociedad Española de Lingüística celebrado el 13/XII/1988, pp 41-49

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s